28 28°C

Paseo de Korzo

< >
Paseo de Korzo Paseo de Korzo Paseo de Korzo Paseo de Korzo Paseo de Korzo

El paseo de Korzo no es solamente el paseo principal de la ciudad, el alma de la ciudad, sino también su espejo.


Rijeka se refleja y se lee en el paseo de Korzo. Con eso estará de acuerdo cualquier persona que por lo menos una vez tomó café en una de las terrazas de numerosos y pintorescos bares alineados a lo largo de este paseo extraordinario. También estará de acuerdo quien al menos una vez se sentó en uno de los bancos, instalados con este propósito en el paseo de Korzo, o miró desde “arriba” la calle más viva de la ciudad, desde uno de los lugares de encuentro favoritos de Rijeka ubicados en las plantas superiores de los edificios.

 

Los ciudadanos de Rijeka son leales a Korzo en invierno y en verano. Vienen igualmente cuando llueve y cuando hace viento; el viento, al igual que el paseo de Korzo, es específico de esta ciudad construida a lo largo de las orillas y orientada hacia al mar ya por siglos. Los vientos persiguen la tristeza del otoño y anuncian la primavera. Los vínculos que enlazan “la calle número 1” y los ciudadanos de Rijeka son inseparables. 

 

El paseo de Korzo es el lugar donde la gente se reúne, se despide, hace acuerdos, conoce otra gente y hace compras. Los ciudadanos de Rijeka en el paseo de Korzo pueden hacer todo. Pueden ver y ser vistos. Algunos dirían que es en el paseo de Korzo dónde se escriben los periódicos locales diariamente. Los mismos ciudadanos los escriben y los leen; pero también todos los otros que vienen a Rijeka de todas partes del mundo. 

 

A Korzo le encanta mostrarse a los extranjeros… Se jacta en pleno esplendor de sus fachadas en las que está escrita la rica y turbulenta historia de Rijeka. Se jacta de sus fuentes, su reloj de la ciudad que, como un guardia centenario, vigila este paseo. El paseo de Korzo es atractivo también por sus tiendas de recuerdos, que ofrecen “morčić” o “torpedo” como cosas exclusivamente suyas, algo que susurrará al pasajero dentro de cien años: soy de Rijeka, soy marca de la ciudad en Rječina. 

 

Es exactamente en el paseo de Korzo donde se puede escuchar el ritmo típico del paso de Rijeka que, independientemente de la hora de día, resuena por esta calle central. En él, mil sonidos se fusionan. Y el olor del café de la mañana, de la pizza deliciosa o de los mariscos que sale de uno de los muchos restaurantes ubicados cerca de Korzo. Y luego el olor de la noche cuando prevalece la música juvenil. La música de fiesta. Tanto el día como la noche en el paseo de Korzo significan diversión. La hora en la que los bares se convierten en discotecas, y las risas y la música dominan rl paseo de Korzo. Y mientras que los barrios marginales de Rijeka sueñan profundamente, el paseo de Korzo no necesita dormir. Cada parte suya vive la vida al máximo y así durante siglos ya. 

 

El paseo de Korzo a lo largo de la historia


Desde principios del siglo XIX, Korzo comenzó a tomar la forma de lo que hoy conocemos como el principal lugar de paseo y punto de encuentro para los habitantes de Rijeka, así como un campo para la construcción de palacios representativos de estilos que se iban alternando: clasicismo, historicismo, Art Nouveau, modernismo, etc. El ordenamiento urbano que estaba en vigor a la mitad del siglo XIX representaba solo un preludio hacia un ritmo más feroz en cuanto al intento de ganar el terreno del mar y la construcción de edificios públicos representativos, que se llevaría a cabo pronto en el terreno que ya se había ganado. 

 

Pero incluso entonces, se perdió la imagen de la ciudad costera apretada entre murallas. Hoy en día es difícil creer que hasta tapar la circunvalación y la demolición de las murallas de la ciudad, en la segunda mitad del siglo XVIII, en ese lugar solo había una playa de grava con varios muelles de madera y almacenes, astilleros y la portería de la ciudad, cerca de los cuales se vendía cereal, pescado y sal.