Gracias a su posición excelente en la bahía de Kvarner, el clima agradable y las conexiones buenas de transporte, Rijeka ha atraído pasajeros desde siempre. En la mitad del siglo XIX la cuidad tenía pequeños hoteles: Ugarskom kralju (Al Rey de Hungría), Pošti (Al Correos) y Kazalištu (Al Teatro), y después en la costa se construyó el hotel Europa – con cien camas. Con el desarrollo industrial fuerte, el nuevo puerto y vías ferrocarriles que en 1873 conectaron Rijeka con Viena y Budapest, empezó la construcción de hoteles grandes: el hotel nuevo Europa en la costa del puerto y Hotel de la Ville cerca de la estación de ferrocarril.

Antes de la Primera Guerra Mundial Rijeka tenía el mismo tamaño que Zagreb, pero era más rica. El tranvía eléctrico en Rijeka empezó a funcionar en 1899, eso es, 11 años antes de que funcione en Zagreb y la ciudad tuvo el teatro impresionante construido por Fellner y Helmer en 1885, diez años antes que Zagreb. No es sorpresa que en 1914 la ciudad tenía 20 hoteles, algunos de ellos muy grandes. En esta época, Opatija estaba en el segundo lugar turístico de toda Austro-Hungría y tenía solo 13 hoteles (y también 133 residencias de vacaciones). Albergo popolare estaba el en La ciudad vieja debajo de la iglesia de San Vito, Quarnero y Alla città di Milano están hoy completamente olvidados, Royal dominaba por el Paseo de Korzo, Bonavia estaba en un edificio más modesto que hoy, Deak, Bristol, Hungaria y Hotel de la Ville estaban uno al lado del otro en la cercanía de la estación de ferrocarril, y en el centro estaban Lloyd y el hotel monumental, Europa.

El hotel más grande fue Hotel emigranata (el Hotel de emigrantes) en Mlaka, en el que se situaban emigrantes numerosos esperando el transporte por los barcos de Cunard Line en la línea directa para Nueva York. El hotel estaba en la calle Industrial, en la costa, tenía 160 metros largo y 1500 camas. Rijeka también tenía hoteles como Adria y Alla Marina Mercantile. En el lado oriental del río Rječina, en Sušak, estaba el hotel Kontinental, en esta época al mismo nivel que los mejores hoteles europeos, propiedad de A. Žagar, entonces el olvidado hotel Sušak en el banco del río Rječina, Klotilda en Pećine, y se terminaba la construcción del hotel Jadran, encima de la playa pequeña. El hotel se abrió el 28 de junio de 1914, el mismo día en que mataron el archiduque Franjo Ferdinand en Sarajevo, hecho que empezó la Primera Guerra Mundial.

Entre las guerras mundiales, Sušak fue elegido como el lugar turístico mejor arreglado en la costa, con la contribución de los hoteles Kontinental, Jadran, Park, Vila Dragica y Resch. En lo que, en esos tiempos, fue la parte italiana de la ciudad, estaban los hoteles comerciales: Bonavia, Imperial, Reale, Quarnero, Adria y Excelsior. Los tiempos han cambiado mucho hasta ahora y la ciudad ha cambiado su oferta. Salvo 4 hoteles: Bonavia, Kontinental, Nebodera y Jadran, hoy existe el gran número de albergues: Kvarner, Happy, Korzo, Kosy, Češka beseda, Carnevale, Morčić, Kod Duje, hotel-barco Marina, Rijeka, Lavanda, Kantrida, Dharma, 1W, Fun, Das Hostel.