Torpedo

Torpedo Torpedo Torpedo Torpedo

En el siglo XIX, gracias a la invención del torpedo, un ciudadano de Rijeka y un ciudadano británico lanzaron a Rijeka al centro del mundo industrialmente desarrollado.


En 1866 en Rijeka, el inventor Ivan (Giovanni) Luppis y el ingeniero Robert Whitehead crearon el torpedo, un artefacto explosivo marino que cambió el concepto anterior sobre las guerras marítimas. Innovaciones técnicas avanzadas, altos beneficios y majestuosos edificios convirtieron a la Rijeka de ese período en una ciudad cosmopolita y un centro reconocido en el mapa mundial. 

 

Luppis iba con la idea de hacer un dispositivo no tripulado capaz de destruir naves, manejado desde la tierra, con explosivos que se activan en el impacto con el buque. En 1860 presentó esta innovación al emperador austríaco Franz Joseph e, inmediatamente después de ese encuentro, se reunió con el ingeniero británico Robert Whitehead, que en aquel entonces era gerente de la fábrica Stabilimento tecnico fiumano, con quien firmó un contrato para la mejora de su invención en 1864. El nombre de Robert Whitehead, el fundador y el primer propietario de la notable Fábrica de torpedo, ciertamente merece ser inscrito en letras de oro en la historia de Rijeka. 

 

A pesar de ser ciudadano británico, Whitehead consideró a Rijeka su segunda casa; mostró un gran interés por los asuntos comunales, participó en la fundación de una serie de empresas y asociaciones, también en la ampliación de su fábrica, la construcción de hermosos palacios, invirtió enormes recursos y energía personal en la ciudad. Incluso hoy en día nos recuerdan a él la Casa Veneziana de Zammati y otros tres edificios residenciales en la calle Dolac en Rijeka. 

 

En colaboración con Luppis, Whitehead desarrolló un producto completamente nuevo y lo llamó torpedo. Los primeros experimentos con el torpedo se llevaron a cabo el 20 de diciembre de 1866, pero Whitehead no estaba satisfecho, por tanto el trabajo continuó otros dos años. Para el lanzamiento de torpedos en el astillero de los hermanos Schiavon fue adaptada la cañonera “Gemse” en la que fue instalado un tubo de lanzamiento, otra nueva y original innovación de Whitehead. Los primeros torpedos de Rijeka fueron conocidos como torpedos Luppis-Whitehead, y más tarde simplemente como torpedos Whitehead. Ese nombre se mantuvo durante casi cien años. 

 

Aunque Whitehead modificó la innovación inicial, y al final eliminó el nombre de Luppis, él siempre le reconoció a Luppis el derecho de invención. En 1867 Whitehead se trasladó desde Trieste a Rijeka donde fundó la primera fábrica de torpedos en el mundo. La fábrica también tenía sus instalaciones en el extranjero, así que con el tiempo la fabricación de torpedos con licencia se expandió en Inglaterra, Italia, Estados Unidos, Rusia y Francia. Tras la Primera Guerra Mundial, la parte occidental de la ciudad de Rijeka en la que se encontraba la fábrica de torpedos pasó a manos italianas, por tanto, a partir de enero de 1924 la industria militar italiana se hizo cargo de la fabricación de torpedos. 

 

Eso duró hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial cuando la fábrica fue devuelta a las “manos adecuadas”. Las instalaciones fueron parcialmente habilitadas para la fabricación, así que la producción se reanudó, desde bienes de consumo hasta motores diésel y, por supuesto, torpedos. Esta producción doble, civil y militar duró hasta 1966, cuando se tomó la decisión de suspender la producción de torpedos que, finalmente, podía pasar a la historia.